GENTE


El contacto con la gente es la parte que más me apasiona, tanto de un viaje como de la vida misma. Compartir instantes, comidas u opiniones con gente de otra cultura es lo que potencialmente me puede definir no sólo como persona sino como ser humano: cuanto más sea distinto el entorno y la cultura en la que se cría y vive una persona, más se definen las diferencias que nos separan, que también son las que nos despiertan curiosidad e interés. Aún así, quizás más interesante todavía es el entender lo que nos une, lo que compartimos, porque ahí ya no hablamos de afinidad entre individuos sino de la misma esencia del ser humano.